A por un 2017 muy marketero

Hoy es el último día del año. A mi mente se agalopan muchos acontecimientos vividos.

A todos los que somos marketeros me imagino que después de cerrar presupuestos y haber preparado el plan de marketing del año siguiente, estaréis recargando las baterias para este nuevo año que nos viene.

No paro de leer las nuevas tendencias que todo marketero debe reunir…Cualificación tecnológica y digital,  Cómo saber conectar y relacionarse con tus clientes o leads, Cómo ser talentoso en los desafios diarios…

La verdad es que abogo por estar al día de las nuevas tendencias marketeras. Pero también es cierto que la rutina del día a día o la aceleración que nos lleva el estado de ánimo de nuestro alrededor no nos deja ver más allá de nuestra realidad.

También es cierto que a veces tenemos responsables que no comparten estas nuevas tendencias marketeras.  Muchas veces me desespera ésta poca visión que se tiene. A veces me pregunto cómo hacen para brillar sobre temas que no conocen. Tal vez sea por protagonismo o por tener un fuerte ego.

Desde el anonimato y las ganas de crecer o volar alto, seguiremos trabajando sobre cimientos fuertes.

Os deseo de todo corazón un fabuloso 2017 donde los sueños y retos puedan cumplirse.

¿Te animas?

 

 

Clientes: personas con ganas de conocerlas bien

¡Son personas!
Clientes: ¡Son personas!

Si has llegado a este blog, tal vez es porque te interesen los temas de marketing, clientes (CRM),  marketing digital y empresa familiar. Todo centrado desde una perspectiva B2B.

Sí has leído bien, desde una óptica diferente también existe el marketing industrial, porque aunque se contacte con empresas, éstas están compuestas por personas, a las cuales también les gusta que conectemos con ellas, que las escuchemos ya que tienen voz.

Siempre he pensado que se debe tratar a los demás como te gustaría que te tratasen a ti. Hace poco tuve un profesor que  nos comentó un proverbio árabe que nunca olvidaré.

“El que no sepa sonreir que no abra una tienda”. 

Me encantó. Me recordó mucho a mi padre.

¿Y os preguntaréis? .¿Qué tiene que ver mi padre en este blog?. Mucho.  Desde bien pequeña cuando alternaba mis estudios en el colegio, me recuerdo cuando lo acompañaba a su despacho. Inició una empresa de inyección de plástico donde servía productos para los sectores de heladería, pastelería, confitería e industrial. Con poco más de ocho años veía como se dejaba la piel, para servir a su  cartera de clientes. Recuerdo como focalizaba su tesón y energía para conectar con ellos. Hasta incluso en ocasiones durante el fin de semana ayudaba a las personas de almacén para cargar el material  para que llegara a buen puerto.

Con todo ello quiero remarcar que cualquier cliente que puedas tener, debe tratarse con el mayor esmero y respeto. Si lo consigues estoy segura que te lo agradecerá. Podrás entablar una buena relación profesional que significa ganarse su fidelidad hacia tu empresa. Y también ¿por qué no? en que sea un buen boca oreja y siempre hable bien de ti.

¿Te animas?

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: