Mirando a los ojos: en estado de escucha

 

view-1782619_1920

Hace mucho que no escribo en este blog, mucho trabajo acontecido no me ha permitido estar muy inspirada para poder escribir. A pesar de ello durante todo este tiempo he podido trabajar en lo que más me gusta. Estar cerca de las necesidades de clientes para poder satisfacer. Tarea a veces no grata pero que te da una gran visión de 360 grados.Todo centrado desde una perspectiva B2B.

Sí has leído bien, desde una óptica diferente también existe el marketing industrial, porque aunque se contacte con empresas, éstas están compuestas por personas, a las cuales también les gusta que conectemos con ellas, que las escuchemos ya que tienen voz.

Siempre he pensado que se debe tratar a los demás como te gustaría que te tratasen a ti. Hace poco tuve un profesor que  nos comentó un proverbio árabe que nunca olvidaré.

“El que no sepa sonreir que no abra una tienda”. 

Me encantó. Me recordó mucho a mi padre.

¿Y os preguntaréis? .¿Qué tiene que ver mi padre en este blog?. Mucho.  Desde bien pequeña cuando alternaba mis estudios en el colegio, me recuerdo cuando lo acompañaba a su despacho. Inició una empresa de inyección de plástico donde servía productos para los sectores de heladería, pastelería, confitería e industrial. Con poco más de ocho años veía como se dejaba la piel, para servir a su  cartera de clientes. Me acuerdo como focalizaba su tesón y energía para conectar con ellos. Hasta incluso en ocasiones durante el fin de semana ayudaba a las personas de almacén para cargar el material  para que llegara a buen puerto.

Con todo ello quiero remarcar que cualquier cliente que puedas tener, debe tratarse con el mayor esmero y respeto. Si lo consigues estoy segura que te lo agradecerá. Podrás entablar una buena relación profesional que significa ganarse su fidelidad hacia tu empresa. Y también ¿por qué no? en que sea un buen boca oreja y siempre hable bien de ti.

¿Te animas?

 

 

¿Fidelizas con felicidad o atemorizas?

Penguins

Hace tres meses que hemos iniciado un nuevo año.

Por cada año que se cierra, miro de cómo debería enfocarme con ilusión y motivación todos los objetivos marcados. A veces son muchos, pero siendo realista deben ser tangibles, contados con los dedos de una mano y que sean fáciles de asumir para poderlos cumplir.

Un buen marketero debería fijarse con los 5 sentidos: en la vista, en el oído, en el tacto, en el gusto y en el olfato. Todo orientado a satisfacer las necesidades que pueda tener mi cliente o mi potencial cliente.

Lo que deberíamos hacer cualquier departamento de marketing que se precie es ir de la mano con los departamentos comerciales para tratar de involucrar a todas estas personas en cada una de las compañías en las que trabajamos.

Sobretodo en B2B.

Hay que saber dónde enfocar el tiro y saber comprometerse de verdad con los clientes. No caer en la tentación de la acomodación. Mirar nuevas oportunidades de venta en ofrecer lo denominado como cross selling. Ofrecerle otros bienes de nuestra gama de productos que le aporten valor. De esta manera podrás poner en primera línea al cliente y lo más bueno será que consigas que sea feliz.

No pretendas vender algo que no necesita. Estarás muerto en menos de un minuto. Deberías antes conocer su estado de madurez como buyer persona que es tu cliente.

Los equipos de marketing debemos  diseñar comunicaciones directas, comunidades de clientes, programas de educación y proporcionar consejos personalizados. Cuanto más su producto se convierte en indispensable para alguien, menos probabilidades hay de reemplazarlo con la competencia. Ycuesta mucho menos mantener a los clientes existentes que adquirir nuevos.

La venta cruzada es aún más importante porque la probabilidad de retención aumenta cuando un cliente ha adoptado varios productos.

En el fondo el acto del cross selling influye sustancialmente el comportamiento de cada cliente. Y los marketeros debemos estar al ojo avizor. Se debe observar y escuchar lo que hace un cliente con un producto o servicio, aprender qué más puede necesitar para poder hacer nuestro trabajo de manera más efectiva y comprometerse con ellos ofreciéndoles productos o servicios complementarios que proporcionarán más valor.

¿Te animas?

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: