La marcha Radetzky

HUMANISMO DIGITAL

Rosa brindó mirándoles a los ojos, como manda la tradición. Las copas chocaron en el centro de la mesa poniendo banda sonora a la emoción del momento. No fueron más de 10 segundos, tiempo suficiente para mirarles uno a uno, a los suyos, disfrutando de tenerles cerca. Su marido le guiñó un ojo con la complicidad de siempre. El año había sido intenso para ellos. A los cíclicos y exigentes retos profesionales se habían sumado lo mejor y lo peor también en lo personal. Atrás quedaban muchas vivencias, miles de horas, retos conseguidos y proyectos fallidos, promesas y frustraciones, sorpresas, primeras veces, ideas locas, encuentros y despedidas memorables, conversaciones relevantes y otras eternamente aplazadas, aciertos, errores y siempre aprendizajes, paisajes descubiertos y algunos por descubrir que engrosaban peligrosamente la lista del “algún día”.

Todo había empezado una tarde 365 días atrás. Aquella cita consigo misma en que Rosa repasaba durante…

Ver la entrada original 392 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: